8 de agosto de 2011

Chistes

me miras una mañana con ojitos de misterio. De repente, de la nada, metes los dedos a tu nariz y me dices:

- mira papi, me saqué un moco (pausa de un par de segundos) ... y me lo voy a comer

Tu cara se ilumina con una sonrisa picarona, como sabiendo que estas haciendo algo prohibido y chistoso a la vez.

No hay comentarios.: